Este lugar se denomina en los mapas topográficos como “El Rincón de la Atalaya”, aunque popularmente es conocido como “La Talaeta”. Estamos en un altiplano desde donde se divisa el amplio Valle del Rio Vinalopó. La Ermita de S. Isidro, fue construida a mediados del S. XX.

Merece la pena la subida a esta ermita, al permitirnos disfrutar de una amplia panorámica del valle y de los distintos pueblos que se sitúan en esta parte del recorrido del rio Vinalopó. Contemplamos un amplia paisaje parcelado en pequeños campos de cultivo que nos ofrecerán tonalidades diferentes según la época del año en que nos encontremos.

La Talaeta se sitúa a 740 m. de altitud, y a una distancia de 2 km. de Beneixama. En el año 1948, la Hermandad Sindical de Labradores y Ganaderos decide edificar una ermita, de acuerdo con el plano del arquitecto D. Manuel Puig Pastor. Se trata de una sencilla capilla rectangular precedida por un atrio porticado y cubierta a dos aguas o doble vertiente, rematada por una espadaña donde se encuentra la campana, que fue donada por la Almazara Cooperativa del pueblo.

En 1951, se procedió a la colocación de la primera piedra en medio de un ambiente festivo, dándose fin a las obras en el año 1953. Desde que se inauguró la ermita, todos los años se realiza la romería coincidiendo con la festividad de San Isidro, en las que los vecinos de Beneixama acuden a este lugar para disfrutar de un día al aire libre.

Desde la creación de la Comparsa de “Llauradors” en 1971, la fiesta ha ido cobrando protagonismo, gracias a los esfuerzos que esta asociación realiza en su organización, acudiendo a la romería con sus trajes festeros, lo que sin duda ha dado un mayor realce a la festividad de San Isidro.